Navimedia

¿Sabes cómo mejorar tu discurso audiovisual?

En un vídeo en que se habla a cámara o hay voz en off es importante adecuar el discurso al formato, es decir, hacer que sea un discurso audiovisual.

El discurso audiovisual es, en muchos casos, una parte esencial del vídeo marketing. Ya sea hablado a cámara, en off o incluso escrito, el contenido que se ofrece de forma explícita ha de tener unas características determinadas: frases clave potentes, pausas, tono… 

Por supuesto, la producción audiovisual es mucho más que eso, amén de que si se habla a cámara el lenguaje no verbal tiene también mucha importancia, pero vamos a hablar de discurso. Y a dar algunas claves que lo elevarán a otro nivel.

Mejora tu discurso audiovisual con estos consejos

1. Ten visión de conjunto

A la hora de preparar un vídeo, ya sea un anuncio de un nuevo servicio o producto o un vídeo nugget para redes sociales, es imprescindible prestar atención al discurso que vamos a lanzar. Y éste ha de verse en conjunto con el resultado final del vídeo. Es decir, un discurso variará en función de lo que se va a mostrar y viceversa, tanto en forma como en contenido.

Por ejemplo: si el vídeo en cuestión forma parte de una campaña muy animada, que tiene como target un público joven, el discurso tiene que adaptarse a ese ritmo trepidante, ¡y no al revés! El ritmo lo marcan la música y el vídeo. El mensaje –y el discurso– se encargan del contenido.

2. Frases: cortas e impactantes

Un discurso audiovisual tiene que ir en sintonía con el vídeo que acompaña, pero no ha de estorbarle. En algunos casos, el vídeo abre el terreno para que el mensaje sea más potente, pero a veces es justo al revés. En líneas generales: para emocionar, no hables de más.

Frases cortas, con una alta densidad de emoción o de información. Con eso, habrás cumplido. No hay que irse por los cerros de Úbeda ni ser un telégrafo tampoco. Donde más se juega uno en este punto es en la guionización.

«Frases cortas, con una alta densidad de emoción o de información. Con eso, habrás cumplido. «

3.  Tono

Una vez pensado el contenido, es marcadamente importante el tono, ¿qué palabras enfatizo más? ¿Cuáles menos? ¿Locutado tipo anuncio o directo testimonial?

No existe una respuesta concreta a estas preguntas. Dependerá del tipo de vídeo, de la audiencia, de la imagen de empresa, etc. Pero sí que es clave que sea un discurso dotado de dinamismo y haya énfasis en determinadas secciones del mismo.

En general: dota de énfasis a lo emocionante del discurso y a la información que quieres que quede cristalina. De esta forma, mantendrás el interés de la audiencia y lo dirigirás hacia donde realmente quieres.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn