Navimedia

Tendencias en vídeos corporativos en 2021

tendencias en vídeos

Tendencias en vídeos corporativos en 2021

Conoce cuáles son las tendencias en vídeos que van a triunfar el año que viene.

[Actualización 2022]: Entra aquí para ver las tendencias del próximo año.

El vídeo es el rey del contenido. Y no lo decimos nosotros por dedicarnos a ello, sino que lo dicen los datos. El consumo audiovisual cada vez es más alto. El auge de los TikTok, reels y nuggets, entre otros, así lo demuestra. Por eso, con el año casi terminado, vamos a hacer un repaso por las tendencias en vídeos corporativos para el 2021.

Según la empresa 2btube -compañía especializada en youtubers- el consumo de vídeos en YouTube creció más de 50% desde el mes de marzo. Sin duda, la principal causa ha sido la situación que todos conocemos, pero ese hábito ya se ha generado y cada vez son más los que consumen contenidos audiovisuales, a costa de otros formatos.

Por qué triunfa el vídeo

  • Genera mucho más engagement que cualquier otro formato. Aporta cercanía, credibilidad y confianza.
  • Es más directo y permite transmitir información de forma clara y sencilla.
  • Ayuda enormemente al posicionamiento en Google (SEO).
  • Es el contenido que mejor se posiciona en redes sociales, por cómo está planteado el algoritmo de estas plataformas.
  • Se puede hacer de cualquier contenido: comercial, formación, fitness…
  • Si es un buen vídeo, ¡puedes hacerte viral!

Tendencias en vídeos

Vídeo experiencial

Es el vídeo más demandado y que más está creciendo. Este producto audiovisual presenta una fuerte carga emocional capaz de crear un vínculo entre el contenido y el espectador. Los filmmakers utilizan mucho este tipo de vídeos para contar sus historias en YouTube y las marcas están empezando a utilizar esta clase de vídeos para asociar su imagen a unos valores y sensaciones determinadas.

Vídeo nugget

Puede que el nombre te suene a chiste, pero comúnmente se conoce así. Este tipo de vídeos se utilizan mucho en redes sociales como hook en el funnel. Por lo general, se suelen hacer tres vídeos, como mínimo, donde se busca compartir valor. En el último, no obstante, se invita a una masterclass o evento donde ya se realiza la conversión del lead y se genera la venta.

Vídeo producto

El conocido vídeo producto nunca pasa de moda. Lo que sí que ha cambiado es la forma con la que presentar los productos. La evolución de este tipo de vídeos pasa por la puerta que abrieron conocidos filmmakers, como Daniel Schiffer, con producciones rápidas, dinámicas y con un estilo fresco y moderno (en comparación al típico anuncio que podemos ver en televisión).

Vídeo reportaje

Este tipo de vídeo va a seguir creciendo por la humanidad que aporta a la empresa. Es un vídeo donde se conoce el rostro de quien está en la empresa o donde, por lo menos, se ven de manera clara y definida los valores de la compañía. Y a los clientes les encanta saber eso, porque les permite sentirse más parte de la marca y, por lo tanto, son más fieles y se generan fuertes barreras frente a la competencia.

Vídeo animado

Este tipo de vídeo hay que cogerlo con pinzas. No vale cualquier vídeo animado. Los vídeos con dibujos sacados de plantillas quedan descartados 100%. Si en 2021 te gustaría hacer un vídeo animado, asegúrate de que todo es 100% original, de que esté bien hecho y de que, realmente, te sientes identificado (en estilo, paleta, dinamismo, tono, ritmo, etc…) en ese vídeo.

Si te ha parecido interesante, ¿nos ayudas a que otros nos conozcan compartiendo este post o con un like donde lo hayas visto?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Vídeos corporativos en redes sociales

vídeos corporativos rrss

Vídeos corporativos en redes sociales

Cada vez abunda más este recurso en las redes, y los hay de muchos tipos. Analicemos su impacto y distintos enfoques.

Los vídeos corporativos son el recurso audiovisual estándar para que las empresas puedan comunicarse de forma efectiva.Y, por otra parte, las redes sociales juegan un papel importantísimo en la comunicación corporativa. Internet permite, además, una comunicación directa y cercana con los clientes –y los potenciales clientes– que bien enfocada puede ayudar a dar a conocer a tu empresa y mejorar tu imagen y presencia en el imaginario colectivo. Y esta comunicación hoy en día se hace en vídeos corporativos.

Pero claro, no es lo mismo hacer vídeos corporativos para redes sociales que un spot de TV. Esta semana te contamos qué tipos de vídeos permite este canal comunicativo y sus ventajas con respecto a otros más clásicos.

En primer lugar, como en toda producción audiovisual, hay que tener en cuenta el público objetivo. No es lo mismo hacer un vídeo para LinkedIn que hacerlo para Instagram, y no sólo porque los usuarios de esas redes sean bastante distintos en cuanto a edad e intereses, sino que el uso que se da de ambas plataformas es distinto. De la misma forma en que no esperarías encontrar un rinoceronte en el metro, un vídeo humorístico y casero, no pega en una red profesional como es LinkedIn. Cada cosa en su sitio.

Una vez tenemos claro ese punto, exploremos brevemente algunos de los principales recursos utilizados en redes sociales.

5 tipos de vídeos corporativos para rrss

1. Bumpers publicitarios

Un bumper publicitario es un vídeo de pocos segundos de duración (6’’ como máximo) que el espectador no puede saltarse, por ejemplo, en YouTube. Son ideales para una campaña publicitaria fragmentada en varios cortos. Muy útiles para dar a conocer la marca o novedades en los servicios ofertados.

2. Vídeos unboxing

Este es el siglo de las experiencias. El consumidor se gasta dinero cada vez más en intangibles asociados a los productos que consume, así que una manera excelente de hacerle ver tu nuevo producto es un vídeo en el que lo abras y lo muestres tal y como es. Además de que es una comunicación cercana que funciona muy bien en redes sociales.

No es lo mismo hacer un vídeo para LinkedIn que hacerlo para Instagram, y no sólo porque los usuarios de esas redes sean bastante distintos en cuanto a edad e intereses, sino que el uso que se da de ambas plataformas es distinto.

3. Píldoras de producto

Se trata de producciones cortas, de unos 15 segundos, diseñadas para captar la atención de tu comunidad online. En ellas muestras el producto en un ritmo rápido e impactante que tenga como «call to action» generar curiosidad en quien la vea. Nada mejor que dejar intrigado a un potencial cliente, y las redes sociales son perfectas para eso.

4. Vídeos en directo

¿Por qué no aprovechar todas las opciones que nos brindan redes sociales como YouTube, Facebook o Instagram? Si de lo que se trata es de llegar al cliente de una forma más cercana y sin filtros, prueba a hacer un directo. De esa forma, la comunicación entre la empresa y el usuario es mucho más pura y auténtica, algo que también se demanda mucho y afianza las relaciones empresa-cliente.

5. Vídeos ‘que rompan’

Si bien el contenido audiovisual es el recurso más óptimo hoy en día para potenciar la comunicación corporativa, en el mundo de las redes sociales hay que hacerse ver entre un millar de publicaciones. Se trata de destacar, de gustar, de enamorar. Si no se fijan en tu contenido es como si no tuvieras contenido. Así que desde Navimedia te recomendamos hacer vídeos con un guion y un montaje rompedor que sorprenda y enganche.

6. Vídeos de evento

Nada mejor que vídeos cortos de gente feliz en un evento organizado por tu empresa para encandilar a tus seguidores. Es una forma muy agradable de mostrar tu comunidad disfrutando de tus servicios y tu calidad y capacidad de convocatoria a la vez.

En definitiva, una empresa con buen contenido en redes puede dotar de personalidad a sus publicaciones y generar una relación con el consumidor que quede por encima de una mera transacción comercial. De esta forma, el cliente sabrá bien quién eres y en qué te diferencias de la competencia, y así puede tener razones para preferir quedarse contigo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Vídeo marketing para PYMEs, ¿es tan útil como se dice?

video marketing

Vídeo marketing para PYMEs, ¿es tan útil como se dice?

El vídeo marketing es la guinda del pastel en el mundo del marketing. Y puede ser el recurso perfecto para las PYMEs, cuya principal inquietud es darse a conocer.

Definitivamente, sí, el vídeo marketing es tan útil como parece. Y por varias razones. En primer lugar, porque el contenido audiovisual es el que más se consume hoy en día. El vídeo cautiva más que el texto y permite retener más información audiovisual que a través de un mensaje escrito.

Entonces, partiendo de esta base, está claro que el vídeo marketing es una herramienta poderosa a tener en cuenta –probablemente la más útil dentro del mundo del marketing–. Y más para una PYME, cuyo principal reto es darse a conocer.

4 beneficios del vídeo marketing en PYMES

1. Posicionamiento

Cualquiera que haya tratado de posicionarse en Internet se habrá empapado de todo lo relevante acerca del SEO (Search Engine Optimization) o, más claramente, del posicionamiento en el motor de búsqueda de Google. ¿Cómo le digo a Google que mi página, mi perfil o mis vídeos son relevantes? Pues una forma tremendamente útil y sencilla es generar contenido para Youtube, que, además de ser el segundo buscador más utilizado hoy en día, es propiedad de Google desde 2006.

De manera que si subes un vídeo a Youtube desde el canal de tu negocio con las palabras clave adecuadas y enlazándolo a la página web de tu empresa, no solo generarás visitas por el propio vídeo, sino que además, Google mejorará poco a poco tu posicionamiento, multiplicando tus opciones de ser conocido.

2. Engagement

O, dicho de otro modo, fidelización. El vídeo marketing mejora la relación entre marca y consumidores, fortaleciendo el vínculo entre ambos. Un buen vídeo puede lograr que el cliente se identifique con el servicio que le ofrecen, queriendo formar parte de la narrativa que se le muestra en el mismo.

Un buen vídeo puede lograr que el cliente se identifique con el servicio que le ofrecen, queriendo formar parte de la narrativa que se le muestra en el mismo.

Así, aunque dos empresas ofrezcan servicios parecidos, se verá inclinado a optar por aquella que le ha hecho sentir parte de algo, porque ha adquirido un compromiso especial con la PYME a la que conoció. ¿Cómo? Mediante el vídeo marketing.

3. Diferenciación

Si bien está claro lo útil que puede resultar recurrir al vídeo marketing, lo cierto es que muchas empresas en sus inicios deciden optar por otro tipo de medios a la hora de darse a conocer, ya sea por inexperiencia, presupuesto o mal asesoramiento.

¿Qué mejor forma que diferenciarse de estas empresas con una herramienta que funciona tan bien como es el vídeo marketing? No sólo serás distinto, sino que resultarás más atractivo al consumidor.

4. Difusión en redes

Además de las ventajas previamente señaladas, es mucho más sencillo que se comparta contenido audiovisual –de forma orgánica, sin algoritmos de por medio– que los clásicos textos. Si haces un vídeo suficientemente bueno, eligiendo bien entre los tipos de vídeos publicitarios y sin caer en los errores más comunes a la hora de hacer un vídeo corporativo, el espectador querrá compartirlo y al hacerlo estará haciéndote la publicidad que tanto necesitas.

En conclusión, una PYME necesita más que ninguna otra empresa darse a conocer. Y para hacerlo, el vídeo marketing es la herramienta perfecta. Es un recurso dinámico, emocionante, que genera engagement, ayuda al posicionamiento y todo esto lo hace diferenciándote de todo aquel que no se haya enterado todavía de las bondades de este tipo de vídeos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Vídeo corporativo, pero, ¿para qué sirve?

Vídeo corporativo, ¿para qué?

Un vídeo corporativo puede ser la herramienta que necesita tu empresa para darse a conocer.

Está claro que hoy en día es clave para cualquier empresa que se conozca su identidad corporativa, es decir, que con solo escuchar su nombre o ver su logo –incluso sus colores corporativos– uno tenga claro a qué se dedica y cuáles son sus valores. La concreción es clave para que el posible cliente tenga seguridad de contratarla para algo. Antes de atreverse a negociar, tienen que conocerte. Y para conocerte, hay muchos caminos, claro está. ¿Es imprescindible entonces el vídeo corporativo?

Leer más

Vídeos corporativos: los errores más comunes

vídeos corporativos

Vídeos corporativos: los errores más comunes

Repasamos los fallos más frecuentes a la hora de lanzarse al mundo de los vídeos corporativos.

A estas alturas de la película, no parece descabellado afirmar que, para posicionar y dar a conocer tu negocio, los vídeos corporativos son herramientas imprescindibles. Ya no se trata solo de darse a conocer, sino de hacerlo con precisión y con calidad. Porque, al final, todos queremos que el cliente o el potencial cliente sepa quiénes somos, en qué nos diferenciamos y por qué deben confiar en nosotros y no en la competencia.

Teniendo la importancia de estos vídeos, hoy vamos a dedicar el post a comentar los errores más comunes en los que caen la mayor parte de las empresas.

1. Hacer un anuncio y ya está

¿Recuerdas algún anuncio? Seguro que sí, Internet –con mención especial a Spotify–, la TV, la calle y la radio están repletas de ellos. De los pocos que recordamos podemos diferenciarlos en dos grandes sacos: los que nos hartan tanto que no podemos olvidarlos y los que nos llamaron la atención por su originalidad.

Pues bien, un vídeo corporativo no es un anuncio al uso, claro está, pero si nos lanzamos a hacerlo, independientemente de nuestro presupuesto, hemos de intentar ser recordados y, a poder ser, por nuestra originalidad no por nuestra pesadez.

Así que el primer error a evitar es el no ser original con tu producto, con tu guion, con tu imagen. Ya que te has lanzado a realizar un vídeo, haz que merezca la pena, ¡que se te recuerde! Aunque para esto es también imprescindible el próximo punto.

2. Que nadie sepa que hemos hecho un vídeo

O peor, que ningún potencial cliente sepa que tienes un vídeo corporativo. Da igual lo buena que sea tu pieza o el dinero que te hayas gastado en ella. Si nadie lo ve, no cumplirá su función: nadie sabrá quién eres y qué quieres ofrecer.

Casi tan importante como tener un vídeo de gran calidad e impacto es posicionarlo en redes, enseñarlo en Facebook, Instagram, LinkedIn… Además, si el acabado es bueno, ¿por qué no compartirlo? No caigas en el error de gestionar mal tus recursos, o no solo tendrás problemas a la hora de promocionarte.

3. Hacer un vídeo-resumen

Un vídeo corporativo no es un resumen. Ha de ser un vídeo corto, impactante y de información condensada. El objetivo no es que el potencial cliente conozca de cabo a rabo tu negocio, el objetivo es conquistarle. Algo así como la primera cita: no se te ocurriría aburrir con cientos de detalles, ¿no? Pues aquí lo mismo.

Si quiere contratarte ya te hará las preguntas pertinentes cuando considere. Lo difícil es que quiera contratarte, y un vídeo resumen no ayudará en absoluto a ese fin.

4. Hacerlo nosotros mismos o tu primo, ‘el que sabe de esto’

Sí, es verdad. Todos tenemos un primo/amigo/conocido que tiene una cámara y sabe usar el Movie Maker o algún programa de edición barato. Probablemente montó el vídeo del aniversario de los abuelos y quedó fenomenal, repleto de transiciones vistosas y música bonita. Muy bien, pero ¿de verdad quieres que tu vídeo corporativo esté editado así?

Los productos de calidad, requieren tiempo, conocimiento y profesionalidad. Un buen vídeo corporativo ha de transmitir un mensaje y ha de hacerlo de forma perfecta y entretenida, no se trata solo de secuenciar vídeos así como así y poner música de ambiente. Se trata de un trabajo de comunicación que debería estar finamente hilado y pensado.

Desgraciadamente, aquí, como en muchos otros campos, lo barato puede salir caro.

 

Todos queremos que el cliente o el potencial cliente sepa quiénes somos, en qué nos diferenciamos y por qué deben confiar en nosotros y no en la competencia.

5. Elegir mal a la productora

En línea con el punto anterior, a la hora de encargar la realización de vídeos corporativos has de tener cuidado de dar con los profesionales adecuados. En el mundo de la producción audiovisual, la especialización está a la orden del día y, por muy buena que sea una productora o muy vistosos sean sus vídeos, tal vez no sea lo que necesite nuestro negocio –o nuestro bolsillo–.

Elegir mal definitivamente puede ser un error que nos dé más de un quebradero de cabeza. Evitémoslo.

6. No dejar trabajar a la productora

Casi tan malo como elegir a la productora incorrecta está el no dejar trabajar a las personas que has contratado para que realicen tu vídeo corporativo. Por muy claro que tengas tu mensaje e incluso un posible guion, has de ser flexible y confiar en el producto que has pagado.

Si no tienes un dominio claro de la producción audiovisual, es mejor dejar trabajar a los que sí y confiar en su criterio. Al médico no le dices cómo operar, ¿verdad? Lo importante es que se transmita tu mensaje de la forma correcta, y, si has contratado a la gente adecuada, así será.

7. No informarse adecuadamente 

Cuando uno monta un negocio, sea el que sea, es imposible que sepa de todo. De hecho, lo importante es que sepas mucho de lo tuyo y de lo demás lo justo para saber en quién confiar.

Así que, como en cualquier otra cuestión, conviene informarse un poco del tipo de producto que quieres contratar y decidir cuánto estás dispuestos a gastarte en ello. En función de ese presupuesto y esos conceptos, la productora podrá ofrecernos un tipo de vídeo u otro.

Aunque solo sea por no perder tu tiempo, mejor pensar antes de actuar. Y para no perder también tu dinero, no olvides el punto cinco.

8. Pasarse de original

Cerramos con un punto complementario al primero. Ni tan poco original como para que nadie te recuerde ni tan original como para que puedas herir sensibilidades.

No se trata de hacer un vídeo viral, no quieres salir en el telediario por haber montado un circo. Aunque no haya mala publicidad, tus clientes seguramente esperan de ti seriedad e imagen, no estirar clichés hasta el punto de dar vergüenza ajena. Así que, mejor tener cuidado con los vídeos explosivos.

Y hasta aquí nuestro post de esta semana sobre errores a la hora de realizar vídeos corporativos. Esperamos que te haya resultado útil y hayas adquirido las nociones básicas con las que evitar el riesgo de caer en estos errores.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn