Navimedia

Tips para el mejor vídeo formativo

El vídeo formativo puede revolucionar la transmisión de conocimiento, pero sólo merece la pena si está bien hecho. Veamos cómo se hace.

El vídeo formativo lleva un tiempo haciéndose hueco en nuestras vidas. Desde internet se nos ofrecen infinidad de cursos y másteres que se apoyan ampliamente (o completamente) en este recurso. Y, especialmente este año, hemos sido testigos de lo importante que es para complementar una formación online.

Pero no todo vale, claro está. Un vídeo formativo cuenta con ventajas sobre una clase en vivo y en directo, pero si no se hace como es debido también puede ser aburrido, lo cual será un fracaso mayúsculo. Así que es muy importante seguir unas claves, y no sólo basta con que sea un vídeo sencillo  es un vídeo pensado para enseñar, ¿y eso cómo se hace?

 

Aburrir con un vídeo formativo, tiene delito. No es una clase magistral ni tampoco un texto transcrito, aprovecha los recursos del medio audiovisual.

Tips para el mejor vídeo formativo

 

1. Una buena preproducción es imprescindible

Lo es siempre, es verdad. Pero más aún en un vídeo formativo. La información a transmitir es muy concreta y, en función de ésta, se pueden utilizar unos recursos u otros.

Por ejemplo, un vídeo sobre una clase de jardinería, puede incluir una animación en la que la planta crece rápidamente mientras que uno que incluya una clase de matemáticas, se beneficiará de animaciones tipo VideoScribe o de presentaciones adaptadas mientras el ponente habla a cámara.

Además, por supuesto, se ha de preparar muy bien el guion, elegir correctamente al ponente y prepararle. No es lo mismo hablar a un grupo de alumnos que hacerlo a cámara.

2. Microlearning: no satures a tus alumnos

Somos una generación con graves problemas de atención, ¡pero nos gustan los vídeos!

Un vídeo formativo puede ser la combinación perfecta entre entretenimiento y aprendizaje y para ello un recurso esencial es aplicar correctamente las teorías del microlearnig o el microaprendizaje.

Dosis de información pequeñas en vídeos cortos mejor que vídeos largos saturados de información.

3. Graba bien tu vídeo formativo

Analiza bien el entorno y prepara bien la iluminación. Este tipo de vídeos suele grabarse en interiores y es imprescindible que todo se vea bien y se escuche bien.

Sobre esto último, cuidar al máximo el sonido es un must en este tipo de vídeos. Si no se te entiende bien, perderás la atención de la audiencia, ergo tu vídeo será un fracaso.

4. Monta un vídeo formativo que sea difícil de olvidar

El audiovisual, como cualquier otro es un lenguaje con reglas propias y recursos únicos. A la hora de sorprender y mantener la atención del espectador, pocos pueden acercarse a éste.

Un vídeo formativo puede  –y debería– valerse de una postproducción intensa y trabajada para exprimir al máximo los recursos grabados. Esto último junto a una buena preproducción pueden hacer de cada vídeo, una clase útil y agradable de ver.

Y hasta aquí nuestros consejos para que tus vídeos formativos enseñen de verdad. Recuerda siempre que no es una clase magistral, ni tampoco un texto transcrito, aprovecha los recursos del medio audiovisual.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn