Navimedia

Videobook: el currículum del artista

El videobook es una herramienta imprescindible para cualquier actor, y la calidad del mismo puede jugar un papel muy importante a la hora de ser contratado.

Un videobook es un vídeo de corta duración que reúne unas cuantas interpretaciones de un artista. Su objetivo es dar una impresión rápida de las aptitudes del actor ante la cámara. Sería, simplificando, lo más parecido al currículum de un actor. Con él, se da a conocer rápidamente a los directores de casting, por lo que tiene que tener calidad profesional; es decir, le tienen que ver y oír como es debido, para que nada entorpezca la muestra de sus capacidades.

Así que es un vídeo publicitario algo particular, por lo que no lo incluimos en nuestra selección de hace unas semanas. Pero, pese a ello, cumple con las reglas de oro de cualquier producto audiovisual en el mundo del marketing: es breve, concreto y emocionante.

Son, eso sí, vídeos con una duración alejada del estándar. En la mayoría de los casos, rondan en torno a los 3 minutos de duración y el montaje busca destacar las partes actuadas, sin distraer del propósito del vídeo a los espectadores.

De nuevo, no hay que hacer un vídeo de calidad y ya está. Hay que emocionar al espectador con una producción bien guionizada y trabajada.

Es importante entender que este producto tiene como público objetivo a los directores de casting, así que ha de adecuarse a un formato relativamente estable. Ellos ven infinidad de vídeos antes de seleccionar a un actor para el proyecto que llevan entre manos, así que tiene que cumplir con su función y, además, impactar de alguna forma. Por supuesto, insistimos, con calidad profesional tanto en audio como en vídeo.

¿Cuál es la función de un videobook?

Mostrar las capacidades del actor. En él, se muestran fragmentos de material grabado en el aparece el actor que solicita para ese casting actuando en distintos registros. Pueden ser fragmentos de trabajos ya realizados o de escenas preparadas directamente para el vídeo en cuestión. En ese caso, lo habitual es que el guion corra a cargo de la productora que lo vaya a realizar.

Por supuesto, al tratarse de un currículum, la innovación y el impacto tienen su razón de ser. De nuevo, no hay que hacer un vídeo de calidad y ya está. Hay que emocionar al espectador con una producción bien guionizada y trabajada. Está claro que lo principal correrá a cargo del actor, pero la originalidad y variedad de planos en cada toma pueden servir para transmitir mejor el mensaje o, como mínimo, de una forma más diferenciadora. Por supuesto, sin caer en excentricidades excesivas que en ocasiones se cometen.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn