Navimedia

Vídeos corporativos: los errores más comunes

Repasamos los fallos más frecuentes a la hora de lanzarse al mundo de los vídeos corporativos.

A estas alturas de la película, no parece descabellado afirmar que, para posicionar y dar a conocer tu negocio, los vídeos corporativos son herramientas imprescindibles. Ya no se trata solo de darse a conocer, sino de hacerlo con precisión y con calidad. Porque, al final, todos queremos que el cliente o el potencial cliente sepa quiénes somos, en qué nos diferenciamos y por qué deben confiar en nosotros y no en la competencia.

Teniendo la importancia de estos vídeos, hoy vamos a dedicar el post a comentar los errores más comunes en los que caen la mayor parte de las empresas.

1. Hacer un anuncio y ya está

¿Recuerdas algún anuncio? Seguro que sí, Internet –con mención especial a Spotify–, la TV, la calle y la radio están repletas de ellos. De los pocos que recordamos podemos diferenciarlos en dos grandes sacos: los que nos hartan tanto que no podemos olvidarlos y los que nos llamaron la atención por su originalidad.

Pues bien, un vídeo corporativo no es un anuncio al uso, claro está, pero si nos lanzamos a hacerlo, independientemente de nuestro presupuesto, hemos de intentar ser recordados y, a poder ser, por nuestra originalidad no por nuestra pesadez.

Así que el primer error a evitar es el no ser original con tu producto, con tu guion, con tu imagen. Ya que te has lanzado a realizar un vídeo, haz que merezca la pena, ¡que se te recuerde! Aunque para esto es también imprescindible el próximo punto.

2. Que nadie sepa que hemos hecho un vídeo

O peor, que ningún potencial cliente sepa que tienes un vídeo corporativo. Da igual lo buena que sea tu pieza o el dinero que te hayas gastado en ella. Si nadie lo ve, no cumplirá su función: nadie sabrá quién eres y qué quieres ofrecer.

Casi tan importante como tener un vídeo de gran calidad e impacto es posicionarlo en redes, enseñarlo en Facebook, Instagram, LinkedIn… Además, si el acabado es bueno, ¿por qué no compartirlo? No caigas en el error de gestionar mal tus recursos, o no solo tendrás problemas a la hora de promocionarte.

3. Hacer un vídeo-resumen

Un vídeo corporativo no es un resumen. Ha de ser un vídeo corto, impactante y de información condensada. El objetivo no es que el potencial cliente conozca de cabo a rabo tu negocio, el objetivo es conquistarle. Algo así como la primera cita: no se te ocurriría aburrir con cientos de detalles, ¿no? Pues aquí lo mismo.

Si quiere contratarte ya te hará las preguntas pertinentes cuando considere. Lo difícil es que quiera contratarte, y un vídeo resumen no ayudará en absoluto a ese fin.

4. Hacerlo nosotros mismos o tu primo, ‘el que sabe de esto’

Sí, es verdad. Todos tenemos un primo/amigo/conocido que tiene una cámara y sabe usar el Movie Maker o algún programa de edición barato. Probablemente montó el vídeo del aniversario de los abuelos y quedó fenomenal, repleto de transiciones vistosas y música bonita. Muy bien, pero ¿de verdad quieres que tu vídeo corporativo esté editado así?

Los productos de calidad, requieren tiempo, conocimiento y profesionalidad. Un buen vídeo corporativo ha de transmitir un mensaje y ha de hacerlo de forma perfecta y entretenida, no se trata solo de secuenciar vídeos así como así y poner música de ambiente. Se trata de un trabajo de comunicación que debería estar finamente hilado y pensado.

Desgraciadamente, aquí, como en muchos otros campos, lo barato puede salir caro.

 

Todos queremos que el cliente o el potencial cliente sepa quiénes somos, en qué nos diferenciamos y por qué deben confiar en nosotros y no en la competencia.

5. Elegir mal a la productora

En línea con el punto anterior, a la hora de encargar la realización de vídeos corporativos has de tener cuidado de dar con los profesionales adecuados. En el mundo de la producción audiovisual, la especialización está a la orden del día y, por muy buena que sea una productora o muy vistosos sean sus vídeos, tal vez no sea lo que necesite nuestro negocio –o nuestro bolsillo–.

Elegir mal definitivamente puede ser un error que nos dé más de un quebradero de cabeza. Evitémoslo.

6. No dejar trabajar a la productora

Casi tan malo como elegir a la productora incorrecta está el no dejar trabajar a las personas que has contratado para que realicen tu vídeo corporativo. Por muy claro que tengas tu mensaje e incluso un posible guion, has de ser flexible y confiar en el producto que has pagado.

Si no tienes un dominio claro de la producción audiovisual, es mejor dejar trabajar a los que sí y confiar en su criterio. Al médico no le dices cómo operar, ¿verdad? Lo importante es que se transmita tu mensaje de la forma correcta, y, si has contratado a la gente adecuada, así será.

7. No informarse adecuadamente 

Cuando uno monta un negocio, sea el que sea, es imposible que sepa de todo. De hecho, lo importante es que sepas mucho de lo tuyo y de lo demás lo justo para saber en quién confiar.

Así que, como en cualquier otra cuestión, conviene informarse un poco del tipo de producto que quieres contratar y decidir cuánto estás dispuestos a gastarte en ello. En función de ese presupuesto y esos conceptos, la productora podrá ofrecernos un tipo de vídeo u otro.

Aunque solo sea por no perder tu tiempo, mejor pensar antes de actuar. Y para no perder también tu dinero, no olvides el punto cinco.

8. Pasarse de original

Cerramos con un punto complementario al primero. Ni tan poco original como para que nadie te recuerde ni tan original como para que puedas herir sensibilidades.

No se trata de hacer un vídeo viral, no quieres salir en el telediario por haber montado un circo. Aunque no haya mala publicidad, tus clientes seguramente esperan de ti seriedad e imagen, no estirar clichés hasta el punto de dar vergüenza ajena. Así que, mejor tener cuidado con los vídeos explosivos.

Y hasta aquí nuestro post de esta semana sobre errores a la hora de realizar vídeos corporativos. Esperamos que te haya resultado útil y hayas adquirido las nociones básicas con las que evitar el riesgo de caer en estos errores.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn